Acabado DIY - Lijado - Técnicas de acabado

¿Por qué tengo un consumo tan elevado al pintar muebles de MDF?

El otro día me llamó un amigo que fabrica muebles con frentes de MDF pintados para preguntarme cuál debería ser el consumo de pintura por 1 m² de MDF imprimado. Por su voz entendí que algo iba mal. Sabía que la aplicación se hace por pulverización, con una pistola de taza normal. Le respondí que llegaría hasta 200 g/m², material preparado con endurecedor y -si fuera necesario- diluyente, e incluso hasta 250-300 g/m², si el modelo tiene recortes, perfiles, aristas, marcos huecos y otros mecanizados que aumentan las pérdidas. Pero la realidad distaba mucho de las cifras que daba, y el análisis de las razones por las que se llegaba a esos consumos me convenció para escribir este artículo.

muebles de mdf, consumo de pintura

Lo que dice la teoría

En el caso de barnices y pinturas aplicados sobre MDF imprimado, el consumo es de entre 110 y 150 g/m² de material preparado (endurecedor, diluyente) que queda sobre la superficie. Si derramamos más de esta cantidad de líquido sobre 1 m² de superficie plana no absorbente (como es el caso de las pinturas y barnices aplicados sobre la superficie imprimada) será difícil mantener el líquido sobre la superficie porque tiende a escurrir. Lo mismo ocurre con los barnices/pinturas, y lo que se consume por encima de la cantidad recomendada es desperdicio.

Los materiales mencionados también se utilizan para la madera, no son específicos MDF. En general, el consumo de material de acabado en una capa, material que permanece en la superficie y sin pérdidas, varía en función del tipo de material, su viscosidad, la absorbencia del sustrato y el método de aplicación. Cuando se aplica a pistola, puede ser de 60-70 g/m² en el caso de la pintura al horno, hasta 200-250 g/m² en el caso de la pintura al agua. pinturas y barnices tixotrópicos. Estos consumos se encuentran generalmente en las recomendaciones del fabricante - en fichas técnicas, tecnologías o etiquetas de los productos.

Las bayas son más finos y se absorben en la madera, pero no forman una película, por lo que se reduce el consumo. En el otro extremo del espectro están los materiales tixotrópicos, que tienen la propiedad de no fluir debido a los componentes que aumentan la tensión superficial. Esta propiedad permite aplicar una gran cantidad sobre una superficie horizontal o vertical sin que se produzcan fugas.

Por qué se producen las pérdidas

Cuando la aplicación se realiza mediante pulverización convencional (con pistola y aire a presión de un compresor) las pérdidas pueden ser muy elevadas. En teoría son de 20% para superficies planas hasta 60% para marcos y armazones. Pero la realidad es diferente y las pérdidas pueden ser 3-4 veces superiores. Se producen principalmente por la alta presión de aire que sale del compresor y entra en la pistola. Se debe trabajar con una presión de 3-3,5 atm, max.4. A menudo se trabaja con 6-7 porque la alta presión da la sensación de productividad. Parece que la mano "corre" cuando la presión es alta, pero esto también aumenta la cantidad de pintura lanzada al aire (over-spray). Y toda esa cantidad es desperdicio.

Otra fuente de pérdidas puede ser la boquilla de la pistola. Para la pulverización convencional de barnices y pinturas se utilizan boquillas de 1,8-2 mm. Una boquilla demasiado pequeña (1,2-1,5) es buena para los baños, pero para sacar pintura con una boquilla así habrá que aumentar la presión y acabar con pérdidas. Además, las pequeñas gotas no formarán una película continua, y la película se gasta fácilmente volviéndose áspera. Una boquilla demasiado grande (2,5-3 mm, como las utilizadas para los productos tixotrópicos) puede aplicar demasiada cantidad y se producen derrames. Como se trata de la capa final, no queremos que esto ocurra.

La capa final de barniz o pintura se aplica sobre la capa de imprimación seca y lijada. Si la imprimación no cubre bien la superficie para evitar que la pintura se absorba en la madera o el MDF, aumenta el consumo, lo que también implica pérdidas.

Las pérdidas también dependen mucho del modelo, del diseño de la pieza. Si el mueble tiene muchos bordes, esquinas, marcos, fresados, recortes, el consumo aumentará y también las pérdidas. De hecho, es aquí donde se producen las mayores pérdidas. Para este tipo de diseños lo más adecuado son las pistolas que pueden dirigir el chorro.

 

Cómo reducir las pérdidas

Aunque pueda parecer que la reducción de las pérdidas tiene que ver con la pulverización y la calidad de las pistolas, todo empieza mucho antes. Veámoslos uno por uno.

Elección del MDF y lijado de las zonas fresadas . El MDF utilizado debe ser de buena calidad, no manchado y sin pequeños agujeros en la superficie. Si lleva mucho tiempo trabajando con MDF, un precio más bajo, diferente de lo que suele pagar y del precio habitual del mercado, debería hacérselo pensar dos veces. He visto MDF de tan mala calidad que absorbía casi por completo la segunda capa de imprimación.

Las zonas fresadas deben lijarse bien. Utilice papel de lija de grano 150 o 180, el mismo que para madera en blanco. Hay que cortar la fibra levantada y alisar la superficie. Si la preparación del sustrato no se hace correctamente, se absorberá una gran cantidad de imprimación (de nuevo pérdida) y la fibra se levantará. Para las zonas fresadas de MDF se recomienda el aislante, un material que sella mucho mejor la superficie y evita la absorción.

No escatime en imprimación. No pienses en empezar la economía con imprimación. Aplique un mínimo de dos capas (capas, no pasadas). Es la imprimación la que se encarga de que quede bien al final. Además, la pintura es más cara que la imprimación. Una capa fina de imprimación supondrá un mayor consumo de pintura para conseguir la calidad deseada. Ya conoce la expresióneconomía en salvado y una gran mano en maíz? Así es con la imprimación fina.

Lije la imprimación correctamente, elija el grano adecuado para la lija. Si has aplicado 2 capas de imprimación que eliminas al lijar, no has solucionado nada. El lijado debe hacerse con papel de lija de grano 280 o 320 si la pintura que vas a aplicar va a ser mate o semimate y de 400 o superior si vas a aplicar pintura brillante. Si el papel tiene un grano menor (es más grueso) cogerás demasiada imprimación y será malo por partida doble: por un lado tirarás imprimación y por otro obtendrás una superficie de mala calidad.

pintura de muebles de mdf, reducción del consumo de pintura

Si consigues ver el MDF después de lijar la imprimación, algo va mal. O bien has utilizado muy poca imprimación, o el papel de lija no es el adecuado. Cuando apliques la pintura, la pieza debe estar bien imprimada y sin rugosidades. Si está bien imprimada y lijada para que quede lisa y no se note el MDF, utilizarás poca cantidad de pintura, la justa para asegurar el color y el brillo.

Utilizar pistolas de calidad. No escatime a la hora de comprar pistola rociadorasi desea conseguir superficies bonitas, sin goteos y sin grasa. Mantenga la pistola lavándola a fondo después de usarla o al final de cada jornada de trabajo. Trabaja con la boquilla y la presión adecuadas, aunque veas que no trabajas lo suficientemente rápido. Y si estás pensando en hacer una inversión, compra una bomba pulverizadora. Se sorprenderá de la diferencia, de lo bien que se aplican los productos y de cómo se reduce el exceso de pulverización.

Determinación del consumo real. Cálculo de superficies

A la hora de determinar el consumo debe tener en cuenta todas las superficies a cubrir. Si sólo calcula las superficies planas e ignora los bordes, fresados y recortes que aumentan la superficie real, acabará teniendo pérdidas muy elevadas. Pero no son reales porque todas esas superficies estrechas existen y hay que cubrirlas. Si se suman a la superficie total, las pérdidas pueden disminuir considerablemente.

Para determinar un consumo real, lo más fácil es preparar una cantidad de material al principio del día y luego pintar al menos una pieza entera con todos los componentes. Cuantas más piezas pinte y más variadas sean, más completa será su imagen del consumo real. Después de 4-6 horas o incluso al final del día, pese la cantidad de pintura restante, réstela de la cantidad total mezclada y vea el consumo real, con todas las pérdidas. A continuación, calcule la superficie correcta, incluidas las esquinas, los bordes y todas las superficies estrechas, divida el consumo total por la superficie total pintada y obtenga el consumo real por m². Si el consumo real de pintura es más del doble del consumo que figura en la ficha técnica, tiene un problema.

Espero que las recomendaciones anteriores le resulten útiles. Si tiene alguna pregunta o necesita más información, escriba a continuación en el espacio previsto para ello. Me comprometo a responder a cada uno de ustedes.

pintura de muebles de mdf, reducción del consumo de pintura

Mihaela Radu

Mihaela Radu es ingeniera química, pero su pasión es la madera. Lleva más de 20 años trabajando en este campo, siendo el acabado de la madera lo que la ha definido durante este periodo. Ha adquirido experiencia trabajando en un instituto de investigación, en su propia empresa y en una multinacional. Desea seguir compartiendo su experiencia con quienes sienten la misma pasión, y mucho más.

Añadir un comentario

Añade un comentario

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías

Suscribirse al boletín de noticias

es_ESEspañol